Preguntas y Respuestas #1

De ésta manera damos inicio a la sección de preguntas y respuestas, la cual iremos dando tramite de acuerdo a las preguntas que nos vayan llegando a nuestro correo CrisisFinal2017@gmail.com, o a nuestro Facebook www.facebook.com/crisisfinalcr.

En éste Preguntas y Respuestas #1 hemos querido dar respuesta a dudas frecuentes que normalmente tenemos cuando iniciamos el estudio de la Biblia. Hemos escogido algunas que consideramos son de interés más frecuente, las cuales han sido tomadas del libro "Las hermosas enseñanzas de la Biblia al alcance de todos", edición revisada y actualizada por Francesc X. Gelabert, edición 2011, sección, Estudio y Comprensión de la Biblia.

Iniciamos ya con las preguntas esperando sean de mucha utilidad para ayudar a comprender más las enseñanzas de la Palabra de Dios.

1. ¿Cómo fueron dadas las Escrituras?
"Toda la Escritura es inspirada por Dios" (2 Timoteo 3:16). Cuando los escritores del Nuevo Testamento hablan de la "Escritura" se se refieren a los escritos del Antiguo Testamento. Pero como el mismo Dios que inspiró a los escritores del Antiguo Testamento inspiró también a los del Nuevo Testamento, lo que éstos declaran concerniente a la inspiración y el valor de los primeros escritos es igualmente cierto respecto al Nuevo Testamento.

2. ¿Por quién fueron dirigidos los hombres que fueron así portavoces de Dios?
"Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo" (2 Pedro 1:21).

3. ¿Con qué propósito se escribieron las Sagradas Escrituras?
"Las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que, por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza". (Romanos 15:4).

4. ¿Cuál era el designio de Dios al dar las Escrituras?
"A fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra" (2 Timoteo 3:17).

5. ¿Qué quiere Dios que su Palabra sea para nosotros en este mundo de tinieblas, pecado y muerte?
"Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino" (Salmo 119:105).

6. ¿Cómo se llama a Dios en las Escrituras?
"Él es la Roca, cuya obra es perfecta, porque todos su caminos son rectos. Es un Dios de verdad ¿, y no hay maldad en él; es justo y recto" (Deuteronomio 32:4).

7. ¿Cuál debe ser, por lo tanto, la naturaleza de su Palabra?
"Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad" (S. Juan 17:17).

8. ¿Cuán ampliamente ha engrandecido Dios su Palabra?
"Porque has engrandecido tu nombre y tu palabra sobre todas las cosas" (Salmo 138:2). El nombre de Dios representa su carácter. Es tan grande y venerable como Dios mismo. Está por encima de todo nombre y de cuanto existe en el universo. Y a esa misma dignidad eleva Dios su Palabra, como exponente de su pensamiento y voluntad.

Hasta aquí éstas preguntas y respuestas, esperamos en Dios que ésta enseñanza acerca de la Palabra de Dios haya sido de utilidad para comprender mejor a Dios y su Palabra revelada. Le invitamos a estar visitando ésta página para que no se pierda nuevas ediciones de ésta sección y otros temas que sabemos serán de gran interés y edificación para su vida. Hasta pronto y que Dios le bendiga.

Otros Temas de Interés:
Títulos de los Salmos ¿Qué Sigfnifican?
Receta de Mantequilla Vegana
Los Antideluvianos y el Tiempo del Fin (Audio)

Comparte éste tema con tus amigos de redes sociales.

Share:

Títulos de los Salmos ¿Qué Significan?

Presentado por Julio Arrieta Martínez.

Seguramente en algún momento mientras lee o estudia la Biblia se ha topado con el libro de los Salmos. De éste libro sabemos que su gran mayoría fue escrito por David. Sabemos también que los salmos son cantos y hermosas reflexiones que nos ayudan a mejorar nuestra relación con Dios.

David en su fase de compositor, arreglista y escritor de poemas escribió muchos Salmos que son vivencias propias de todas las circunstancias que pasó en su vida, por eso sus salmos tienen diferentes tonalidades como súplicas, oraciones, exclamaciones y poemas escritos con una belleza y emotividad muy importante. Pero los Salmos no solo son de David sino también de otros compositores, que pertenecen a otras escuelas de música, que escribieron sus propios salmos para los oficios del santuario y en algunas otras ocasiones regulares del pueblo de Israel, que vinieron a ser singulares y registradas por escritores de música y salmistas.

Otras personas como Moisés, su hermana María, Abraham o incluso Jacob influenciaron en esa enorme colección que le podríamos llamar "El Gran Himnario del Santuario de Dios", así como llegó a nosotros en esa bella presentación de los salmos.

Si ha notado bien los Salmos llevan un título, el cual indica cómo se deben interpretar, con qué tipo de instrumentos se deben tocar y cómo se deben cantar. Ya que había Salmos específicos que se debían interpretar de acuerdo a la fiesta u ocasión, así también el título denotaba que ritmo y espíritu debía tener el interprete, el músico, la persona y el pueblo en general. Por esto he querido mostrarle en el cuadro de abajo el significado de las palabras o frases más confusas o poco conocidas, contenidas en los títulos de los Salmos para así entender mejor la solemnidad de éstos.

PALABRA
SIGNIFICADO
SALMO
Al músico principal
Para el maestro del coro o para el director del coro, o que el salmo había sido puesto bajo su cuidado.
En casi la mayoría de los salmos
Canto gradual
Cantos de subida o progresivos, el acento está expuesto en experiencias personales o circunstancias especiales. Poema de los peldaños. Son para la celebración en Sábado
Varios salmos 120-121-122-123-124-125-126-127-12829-130-131-132-133-134
La paloma silenciosa en paraje muy distante
Refleja los sentimientos del salmista que como fugitivo en tierra extraña se siente como una paloma desalojada forzosamente de su nido. Alusión a David en el desierto. “Quién me diera alas como de paloma”.
56
Salmo para los hijos de Coré
Escuela de música instituida por David. Sacerdotes custodios de los instrumentos y los libros de música, dentro de las escuelas solo ellos tocaban y cantaban.
84-85-87-88
Neginot
Instrumentos de cuerdas parecido al arpa
4-6-54-55-61-67-76
Nehilot
Instrumentos de viento
5
Sigaión
Oda, composición poética y de meditación en la cual el autor trae al jue justo Jehová, las falsas acusaciones.
7
Gitit
Para la tribu de Gad o los Gititas. Sobre el lagar.
8-81-84
Mut-labén
Lo oculto del Hijo o acerca de la muerte del hijo.
9
Seminit
Instrumento de cuerdas. Significado literal musical “la octava”.  Para interpretar los tonos bajos de la escala musical.
12
Mictam
Inspiración al perdón de los pecados. Himno o poema. Cubrimiento que podemos tener en Dios los que en Él confiamos.
16-56-57-58-58-60
Ajelet-sabar
La sierva de la aurora. Se refiere proféticamente a la muerte y resurrección del Señor.
22
Masquil
Poemas prudentes o de inteligencia. Cantico instructivo o meditativo.
32-42-44-45-52-54-55-74-78-88-89-142-74-78-89-142
Jedutún
Director de canto o corista en los tiempos de David
39-62-77
Sobre Lirios
Se refiere al título que se le dio a este canto de regocijo o a la melodía con que se entonaba.
45-60-69-80
Alamot
Forma femenina. Sonido femenino de arpas o liras
46
Asaf
Compositor y músico. Cantor y ejecutante de címbalos
50-73-75-79-80-82-83
Mahalat
Tono triste y melancólico para ponerse a tono con el contenido del Salmo.
53-88
Mismar
Salmo
Presentado en 57 ocasiones
Shir
Canto
Presentado en 30 ocasiones
Tehillah
Himno o canto de alabanza

Tefillah
Colección de oraciones

Miktan
Poema para incripción

Maskil
Trozo hecho con arte
Presentado en 13 ocasiones
Sigayon
Lamentación

Comentario

El Israel moderno no debió dejar ese himnario porque la pérdida fue catastrófica. Por ejemplo perdimos la espiritualidad que llevaba cada Salmo en cada fiesta del santuario, o cada ceremonia diaria que cada Salmo tenía la intención de introducir en esa actividad y poner el espíritu y el ser a tono con la ocasión, logrando así producir un espíritu de santificación en el cantor o el oyente. Los grandes filósofos de ésta amada iglesia moderna tendrán la gran responsabilidad de investigar y abrir para nosotros esa gran ventana que todavía está velada por la decisión de tomar una himnario no autóctono ni original, que no posee ni la herencia, ni costumbres antiguas. 

Dejo las siguientes palabras para su reflexión: Si decimos que somos la iglesia del santuario, esa parte la estamos dejando afuera, creo en forma personal que en el antiguo santuario la adoración verdadera y genuina ocupaba una parte demasiado importante para el adorador. Será por eso que al enemigo se le ha hecho tan fácil introducir en la iglesia tantas clases de géneros, corrientes, letras y espíritus que no convienen a éste movimiento, y esa parte nos convierte o iguala a las iglesias seculares y no nos da ninguna distinción ni ninguna diferencia.

Preguntas, comentarios o dudas acerca de éste tema, puede escribir al correo crisisfinal2017@gmail.com

Soy Julio Arrieta Martínez, integrante de la Iglesia Adventista del Séptimo Día desde hace 30 años, he servido en varios cargos de la iglesia desde, predicador, primer anciano, tesorero y presidente de Juntas Escolares Adventistas, por lo cual agradezco a Dios por haberme tomado en cuenta para servirle de ésta manera. Soy un laico comprometido e identificado con el movimiento adventista, y espero ser un investigador de la luz actual y final de ésta amada iglesia. Bendiciones a todos.   
Share:

Radio Crisis Final (Dale al Botón Play)

Cargando ...

Contáctenos

Teléfono: (506) 6044-6744
Web: www.crisisfinal.com
Facebook: CrisisFinalCR
Youtube: Crisis Final
Twitter: CrisisFinalCR
Escucha Radio Crisis Final

Cita del Espíritu de Profeía

A fin de que el hombre llegue a ser un ministro de éxito, es necesario algo más que el conocimiento de los libros. El que trabaja por las almas necesita integridad, inteligencia, laboriosidad, energía y tacto. Todo es altamente esencial para el éxito del ministro de Cristo. Ningún hombre con estas calificaciones puede ser inferior, sino tendrá una influencia importante. A menos que el obrero en la causa de Dios pueda ganar la confianza de aquellos por quienes trabaja, no podrá hacer mucho bien. Testimonios para la Iglesia. Tomo 3. Pag. 607