Preguntas y Respuestas #1

De ésta manera damos inicio a la sección de preguntas y respuestas, la cual iremos dando tramite de acuerdo a las preguntas que nos vayan llegando a nuestro correo CrisisFinal2017@gmail.com, o a nuestro Facebook www.facebook.com/crisisfinalcr.

En éste Preguntas y Respuestas #1 hemos querido dar respuesta a dudas frecuentes que normalmente tenemos cuando iniciamos el estudio de la Biblia. Hemos escogido algunas que consideramos son de interés más frecuente, las cuales han sido tomadas del libro "Las hermosas enseñanzas de la Biblia al alcance de todos", edición revisada y actualizada por Francesc X. Gelabert, edición 2011, sección, Estudio y Comprensión de la Biblia.

Iniciamos ya con las preguntas esperando sean de mucha utilidad para ayudar a comprender más las enseñanzas de la Palabra de Dios.

1. ¿Cómo fueron dadas las Escrituras?
"Toda la Escritura es inspirada por Dios" (2 Timoteo 3:16). Cuando los escritores del Nuevo Testamento hablan de la "Escritura" se se refieren a los escritos del Antiguo Testamento. Pero como el mismo Dios que inspiró a los escritores del Antiguo Testamento inspiró también a los del Nuevo Testamento, lo que éstos declaran concerniente a la inspiración y el valor de los primeros escritos es igualmente cierto respecto al Nuevo Testamento.

2. ¿Por quién fueron dirigidos los hombres que fueron así portavoces de Dios?
"Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo" (2 Pedro 1:21).

3. ¿Con qué propósito se escribieron las Sagradas Escrituras?
"Las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que, por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza". (Romanos 15:4).

4. ¿Cuál era el designio de Dios al dar las Escrituras?
"A fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra" (2 Timoteo 3:17).

5. ¿Qué quiere Dios que su Palabra sea para nosotros en este mundo de tinieblas, pecado y muerte?
"Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino" (Salmo 119:105).

6. ¿Cómo se llama a Dios en las Escrituras?
"Él es la Roca, cuya obra es perfecta, porque todos su caminos son rectos. Es un Dios de verdad ¿, y no hay maldad en él; es justo y recto" (Deuteronomio 32:4).

7. ¿Cuál debe ser, por lo tanto, la naturaleza de su Palabra?
"Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad" (S. Juan 17:17).

8. ¿Cuán ampliamente ha engrandecido Dios su Palabra?
"Porque has engrandecido tu nombre y tu palabra sobre todas las cosas" (Salmo 138:2). El nombre de Dios representa su carácter. Es tan grande y venerable como Dios mismo. Está por encima de todo nombre y de cuanto existe en el universo. Y a esa misma dignidad eleva Dios su Palabra, como exponente de su pensamiento y voluntad.

Hasta aquí éstas preguntas y respuestas, esperamos en Dios que ésta enseñanza acerca de la Palabra de Dios haya sido de utilidad para comprender mejor a Dios y su Palabra revelada. Le invitamos a estar visitando ésta página para que no se pierda nuevas ediciones de ésta sección y otros temas que sabemos serán de gran interés y edificación para su vida. Hasta pronto y que Dios le bendiga.

Otros Temas de Interés:
Títulos de los Salmos ¿Qué Sigfnifican?
Receta de Mantequilla Vegana
Los Antideluvianos y el Tiempo del Fin (Audio)

Comparte éste tema con tus amigos de redes sociales.

Share:

Radio Crisis Final (Dale al Botón Play)

Cargando ...

Contáctenos

Teléfono: (506) 6044-6744
Web: www.crisisfinal.com
Facebook: CrisisFinalCR
Youtube: Crisis Final
Twitter: CrisisFinalCR
Escucha Radio Crisis Final

Cita del Espíritu de Profeía

A fin de que el hombre llegue a ser un ministro de éxito, es necesario algo más que el conocimiento de los libros. El que trabaja por las almas necesita integridad, inteligencia, laboriosidad, energía y tacto. Todo es altamente esencial para el éxito del ministro de Cristo. Ningún hombre con estas calificaciones puede ser inferior, sino tendrá una influencia importante. A menos que el obrero en la causa de Dios pueda ganar la confianza de aquellos por quienes trabaja, no podrá hacer mucho bien. Testimonios para la Iglesia. Tomo 3. Pag. 607