Tema #2. Las Parábolas. El Hijo Pródigo (Video)

Presentado por: Julio Arrieta Martínez.

Tema de estudio de la parábola del Hijo Pródigo, la cual se encuentra en S. Lucas 15:11-32. Así estamos listos para comenzar el estudio minucioso de las tres parábola en cuestión y las volveremos a citar: El Hijo Pródigo, La Oveja Perdida y La Moneda Perdida.

Ya habiendo descubierto en el tema anterior, el autor de cada una de ellas, repasaremos en éste momento el autor de la parábola del Hijo Pródigo. Quién más que el Padre de Gloria, demostrando su amor sin límites por nosotros, y dejando claro que aún tantos siglos después del pecado del hombre nos está esperando.

Sigue así decir con todo el argumento bíblico que el mayor bien derrochado por éste Hijo Pródigo, fue no menos que: el arrullo, la compañía, los consejos y unión que el hombre perdió dejando al Padre, y mientras buscó todo lo que más le atraía, no estuvo a su lado, no recibió sus abrazos, ni tampoco escuchó sus hermosas palabras y perdió así todo cuidado que se genera, estando alejado y en rebelión con el Padre.

Observe el tema completo en el siguiente video: https://youtu.be/Ijg1srUebV4



Soy Julio Arrieta Martínez, integrante de la Iglesia Adventista del Sétimo Día desde hace 30 años, he servido en varios cargos de la iglesia dese predicador, primer anciano, tesorero y presidente de juntas escolares adventistas, por lo cual agradezco a Dios por haberme tomado en cuenta para servirle de ésta manera. Soy un laico comprometido e identificado con el movimiento adventista, y espero ser un investigador de la luz actual y final de ésta amada iglesia. Bendiciones a todos.

Le invitamos tambíen a seguirnos en facebook y estar al tanto de nuestras publicaciones: https://goo.gl/rTSj5K
Share:

Radio Crisis Final (Dale al Botón Play)

Cargando ...

Contáctenos

Teléfono: (506) 6044-6744
Web: www.crisisfinal.com
Facebook: CrisisFinalCR
Youtube: Crisis Final
Twitter: CrisisFinalCR
Escucha Radio Crisis Final

Cita del Espíritu de Profeía

A fin de que el hombre llegue a ser un ministro de éxito, es necesario algo más que el conocimiento de los libros. El que trabaja por las almas necesita integridad, inteligencia, laboriosidad, energía y tacto. Todo es altamente esencial para el éxito del ministro de Cristo. Ningún hombre con estas calificaciones puede ser inferior, sino tendrá una influencia importante. A menos que el obrero en la causa de Dios pueda ganar la confianza de aquellos por quienes trabaja, no podrá hacer mucho bien. Testimonios para la Iglesia. Tomo 3. Pag. 607