Tema 1. La Iglesia, su Historia y la Organización (Audio y Video)

Presentado por Gerardo José Solano.

Con éste tema iniciamos una nueva serie que nos muestra bíblicamente cuál y cómo debe ser la iglesia verdadera de Dios en ésta tierra, la iglesia que Cristo llevará al cielo.

Iniciaremos estudiando Mateo 16:18. En éste pasaje Cristo dice que fundará su iglesia sobre la roca. Siempre se ha comentado y enseñado que esa roca es Pedro, pero la biblia enseña todo lo contrario, la palabra de Dios dice que Cristo es la roca y para ello comentaremos también 1 Corintios 10:4. Así es que gracias a éste pasaje de 1 de Corintios sabemos y entendemos que la iglesia está fundada, respaldada, instruida y protegida por Cristo.

Para más comodidad de nuestros queridos hermanos presentaremos éste tema en dos formatos, audio y video, para que ustedes vean y escuchen el que les quede más cómodo.

Nuevamente les agradecemos su visita a ésta página y le pedimos al Señor Dios Todopoderoso y a su Espíritu Santo los guíe en el camino de la verdad y de la comprensión de las escrituras.

Video


Audio


El hermano Gerardo José Solano es laico, predicador de doctrina y profecía. Ha trabajado en la obra por casi 15 años fungiendo como anciano y director de obra misionera. Actualmente trabaja como laico en la Congregación Santidad a Yahweh. "Mi frase favorita que ha salido de mi corazón es: El Discípulo debe ser enseñado para enseñar".

Nuestras Redes Sociales
Facebook: CrisisFinalCR
Youtube: Crisis Final
Canal de Television: Crisis Final Televisión 24/7

Share:

¿Alguna Duda? ¡Aquí te la Aclaramos!


Normalmente cuando estudiamos la Biblia o cuando leemos o escuchamos algún tema bíblico, siempre nos quedan dudas o existen partes del tema de estudio en cuestión que no entendemos y quisiéramos que alguien nos ayude a entender.

Por eso aquí nosotros le aclaramos sus dudas. Lo único que tiene que hacer es enviarnos un correo electrónico o un mensaje en nuestro facebook con sus consultas o preguntas.

Nos encargamos de investigar y consultar a personas preparadas, las cuales han dedicado muchos años a estudiar la Palabra de Dios y sus enseñanzas.

De acuerdo a la cantidad de preguntas que lleguen estaremos publicando periódicamente por éste mismo medio las respuestas y también la respuesta será enviada a su correo o en el facebook.

Puede enviarnos sus dudas a: CrisisFinal2017@gmail.com o a www.facebook.com/crisisfinalcr/

Saludos y Bendiciones.

Preguntas y Respuestas #1
Share:

Seminario El Santuario de Dios. Tema #2. Los Muebles del Santuario

Presentado por Julio Arrieta Martínez

Mis estimados amigos, hoy nos aprestamos a estudiar la segunda clase del Santuario. Recuerden que el título de ésta serie o seminario es "El Santuario de Dios". Era la voluntad de Dios de construir un Santuario para habitar con los hombres. En el tema pasado estudiamos solo lo que respecta al edificio, al lugar, a la idea. En éste estudio nos concentraremos en los muebles.

Si vemos el santuario éste tiene un tabernáculo, una tienda en su parte central. Fuera de ésta tienda el santuario tenía unas paredes de tela. Cada una de éstas paredes tenía una puerta que daba acceso al Santuario desde los cuatro puntos cardinales. Por supuesto la más importante era la puerta de acceso principal, que es la que da entrada al primer aposento o habitación del Santuario llamado El Patio o el Atrio. Ya al estar en el Atrio y si avanzáramos nos encontraríamos otra puerta que es la que da acceso a la tienda central que está en medio del Santuario. Dentro de ésta tienda tenemos dos aposentos o habitaciones más llamadas El Lugar Santo y El Lugar Santísimo. Éstos dos aposentos están divididos a su vez por una cortina que además hace las veces de puerta de acceso al Lugar Santísimo.

En sí todo el sistema del Santuario que Dios le había dado al hombre tenía tres espacios, aposentos o habitaciones: El Atrio, Lugar Santo y Lugar Santísimo. En cada espacio de éstos habían muebles, que cumplían diferentes funciones que ya estudiaremos.

En el orden correcto al ingresar al Atrio por la puerta principal nos encontramos con el primer mueble, el cual es el El Altar de Bronce o también llamado El Altar de Sacrificio (Éxodo 27:1-8). Éste altar era usado para sacrificar el cordero, tanto el cordero para el pecado como el cordero para las ofrendas, lo que Dios había estipulado según el oficio de la fiesta anual o el oficio que se debía hacer ese día.


Si avanzamos más nos encontramos con el siguiente mueble el cual es: La Fuente de Bronce (Éxodo 30: 18-21), ésta contenía el agua para lavar los utensilios del sacrificio, para lavar las manos de los sacerdotes, para lavar las partes que había que limpiar del cordero ya sacrificado.


Luego de la fuente ya nos encontramos con la tienda que está situada en el centro, al pasar por su cortina o puerta de acceso entramos al Lugar Santo y ahí vemos los muebles que estaban dentro. De pie en ésa puerta a mano derecha encontramos un mueble: El Candelero, Candelabro o Menorá (Éxodo 25:31-40), lógicamente la función principal es, por medio del aceite que se le ponía, dar luz o iluminar el Lugar Santo. Tenía siete brazos para poner ahí las mechas que se encendían.


Nuevamente nos situamos en la puerta, de frente vemos El Altar de Incienso (Éxodo 30:1-10), donde está la cortina que da acceso al Lugar Santísimo. Su función es para aromatizar o perfumar ésa habitación. El humo producido por el incienso que se depositaba en las brazas daba un olor agradable y precioso. Es importante aclarar aquí que Dios prohibió estrictamente que se preparara, replicando su fórmula o receta, éste incienso en las casas o en algún otro lugar; éste incienso debía únicamente usarse en el Santuario.

El mueble que nos falta mencionar dentro del Lugar Santo es La Mesa de los Panes (Éxodo 25:23-30), ésta tenía seis tortas de un lado y seis tortas del otro lado, haciendo doce tortas de pan. Además esas tortas se libaban o para entenderlo mejor se mojaban en el oficio diario, quiere decir que se les echaba aceite y se les ponía incienso.


Toca ahora estudiar el mueble que se situaba en el Lugar Santísimo, al pasar la cortina lo vemos de frente. Como nota aparte mencionaremos que era estrictamente prohibido pasar ésta cortina, la persona o sacerdote que lo hiciera se exponía a una muerte segura, era permitido pasar ésta cortina solo una vez al año en la fiesta del Día de Expiación, ahí si se podía pasar sin sufrir ninguna consecuencia, pero el único autorizado para hacerlo era el Sumo Sacerdote, si entraba algún otro moriría inmediatamente. El único mueble dentro de éste aposento era El Arca de la Alianza o del Pacto (Éxodo 25:10-22). Mueble preciosísimo no solo por lo que representaba (El Trono de Dios), sino por su construcción, cubierto de oro puro por dentro y por fuera, tenía dos querubines de oro en su parte superior, la tapa o también llamada propiciatorio también era de oro. Al levantar ésta tapa se veía dentro las dos tablas con los 10 Mandamientos, la Santa Ley de Dios; escritos por el dedo de Dios (Éxodo 31:18). Ésta arca en su interior tenía además una taza con Maná; en el último día que cayó maná a la tierra del cielo Dios le dio instrucciones a Moisés para que lo recogiera y lo guardara dentro del Arca (el maná escondido, Apocalipsis 2:17). Y por último tenía La Vara de Aarón; si cortamos una vara o rama de madera tarde o temprano ésta se seca, en éste caso sucedió un milagro para darle una enseñanza al pueblo de Israel. Dios le dijo a los sacerdotes que trajeran sus varas ya marchitas y en la mañana la vara de Aarón estaba reverdecida o florecida. Éstos artículos dentro del Arca cumplen símbolos, mensajes, enseñanzas que ya estudiaremos en futuros temas.


De ésta manera podríamos decir que juntos ya amueblamos el Santuario. Hemos estudiado cada uno de los muebles que Dios instruyó que se construyeran, Dios indicó cómo debían construirse, los materiales y sus formas y además para qué se debían utilizar. 

Para más detalles de éstos muebles le invitamos a que vaya a la Biblia y lea los versículos que están al lado del nombre de cada mueble. 

Detallaremos más de éstos muebles en futuros temas, pero si quiero decir que éstos muebles tienen además un simbolismo, una enseñanza, no es que Dios los puso ahí por nada, éstos muebles tienen mucho que decirnos y enseñarnos.

La invitación cordial para que estén atentos a los próximos temas, continuamos con éste apasionante tema del Santuario que Dios ordenó construir en la tierra para morar con el hombre. Bendiciones para usted, para su familia, bendiciones para todo lo que usted hace, que esté muy bien.


Soy Julio Arrieta Martínez, integrante de la Iglesia Adventista desde hace más de 30 años, he servido en varios cargos desde predicador, primer anciano, tesorero y presidente de juntas administrativas de escuelas adventistas, por lo cual agradezco a Dios por haberme tomado en cuenta para servirle de ésta manera. Soy un laico comprometido e identificado con el movimiento que anuncia el pronto regreso de Cristo a ésta tierra y espero ser un investigador de la luz actual y final. Bendiciones a todos

Nuestras Redes Sociales
Facebook: CrisisFinalCR
Youtube: Crisis Final
Canal de Television: Crisis Final Televisión 24/7
Share:

Seminario "El Santuario de Dios". Tema #1. La Orden de Construir el Santuario

Presentado por: Julio Arrieta Martínez


Ahora estamos listos para entrar a estudiar una nueva serie, interesante y fascinante, el título de ésta “El Santuario de Dios”. Aquí vamos a entender todo lo referente a la orden de Dios de construir un Santuario. Estudiaremos y aprenderemos ¿Para qué sirve el Santuario?, ¿Cómo tenía que ser construido?, ¿Qué nos iba enseñar el Santuario? Conforme vayamos estudiando esta temática iremos entendiendo la voluntad de Dios para el hombre en el Santuario.  

Dios habita en el Santuario y Él lo dividió en dos: Un Santuario Terrenal y un Santuario Celestial. Comenzaremos estudiando lo básico, el Santuario Terrenal, y para eso les invito a ir conmigo a Éxodo 25:8, dice así la palabra de Dios. “Y harán un santuario para mí. Y habitaré en medio de ellos”.

Aquí encontramos la orden, Dios quería una casa, una iglesia, un lugar, al que Él le llamó un Santuario. Entonces, Él iba a estar en un lugar santo que es el inicio de la palabra santuario, un lugar santo para habitar. Ese es el nombre que Dios le pone y eso es lo que Dios le solicita al pueblo de Israel.

Éste edificio deberá ser construido por el hombre, porque el mismo versículo dice: “Y harán un santuario para mí”. Quiere decir que debía ser construido con mano humana. Pero no era para o por el hombre, era para Dios. Dios ahí está comenzando a dar las órdenes, “ese santuario va a ser para mí”.

¿Y para qué? Lo dice el mismo verso, “para habitar en medio de ellos”. Esto es muy interesante. El hombre siempre ha creído que Dios está en el cielo, lejos. Y en todos los tiempos esa idea ha predominado, el hombre siempre se ha quejado de que Dios está en el cielo, como muy distante. Aquí Dios quiere acercarse al hombre, quiere enseñarle al hombre, quiere habitar con el hombre, quiere estar con el hombre, quiere estar más cerca del hombre. Entonces dice: “Ese santuario es para mí”, para habitar con ellos.

Ahora vamos a Éxodo 25:1-2, para entender cómo se debía construir éste Santuario. Dice así: “Jehová habló a Moisés, diciendo: Di a los hijos de Israel que tomen para mí ofrenda; de todo varón que la diere de su voluntad, de corazón, tomaréis mi ofrenda”. En Éxodo 25:1-9 es dónde está la orden y podemos encontrar muchas cosas interesantes para estudiar acá. Ya nosotros nos salimos de la idea del deseo de Dios, y entramos en el segundo deseo de Dios, el cual es que esas ofrendas sean voluntarias. Porque, como se iba a construir un Santuario para Dios, entonces es Dios el que delimita todas las condiciones del Santuario.

Aquí lo primero que comienza a decir es que ésas ofrendas tienen que ser voluntarias, espontáneas, para que lleven a cabo el propósito que Dios quiere. El propósito con que Dios quiere que se construya su Santuario.

Sigamos leyendo ahora del verso 3 al verso 7: “Esta es la ofrenda que tomaréis de ellos: oro, plata, cobre, azul, púrpura, carmesí, lino fino, pelo de cabras, pieles de carneros teñidas de rojo, pieles de tejones, madera de acacia, aceite para el alumbrado, especias para el aceite de la unción y para el incienso aromático, piedras de ónice, y piedras de engaste para el efod y para el pectoral”. Éste era el tipo de ofrendas y materiales que debían ser aportados voluntariamente por el pueblo de Israel para la construcción del Santuario según lo había ordenado Dios.

Antes de pasar a estudiar el tercer delineamiento, hagamos aquí un repaso. ¿Cuál fue el primer delineamiento? La solicitud de que se le haga un Santuario para que Dios habitará con el hombre. ¿Cuál es el segundo delineamiento? Que las ofrendas debían ser voluntarias, de corazón, nadie me tenía que pedir, nadie me tenía que exigir, nadie me tenía que apuntar con un arma, tenía que ser una ofrenda voluntaria, espontanea, con alegría, porque eran para Dios, para construir la casa de Dios.

El tercer delineamiento es la clase de materiales que Dios solicitaba. Materiales finos de gran calidad y que aportaban una gran belleza al Santuario, nada menos pues es la casa donde mora el Rey de Reyes.

Estudiemos ahora el cuarto delineamiento, éste lo encontramos en el verso 9 del capítulo 25 de Éxodo el cual dice así: "Conforme a todo lo que yo te muestre, el diseño del tabernáculo, y el diseño de todos sus utensilios, así lo haréis". Éste cuarto delineamiento nos muestra que ya había un diseño preestablecido, entonces quiero decir que ya había un diseño original y el Santuario Terrenal iba a ser una copia. Quiere decir que el Santuario Celestial es el real y el Santuario Terrenal era la sombra. El Santuario Terrenal era tipología del Santuario Celestial. El Santuario Celestial era el real y el Terrenal apuntaba las lecciones para que aprendiéramos todo lo que se iba a llevar en el Santuario Celestial, vemos así lo interesante e importante de estudiar el tema del Santuario.

Nosotros no conocemos el Santuario Celestial, no estamos en el Santuario que está en el cielo, pero con el Santuario Terrenal entendemos el Celestial, entendemos a Dios, entendemos a Jesucristo, entendemos al Espíritu Santo, de ésta manera entendemos todo lo que Dios quiere que sepamos.

Para entender mejor la cuarta orden o solicitud que Dios le hizo al pueblo de Dios, los invito a ir a Hebreos 8:5, dice así: ”Los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte". Éste verso tiene dos connotaciones: El Santuario Terrenal como ya lo vimos es sombra, sirve como sombra, me indica otra cosa, ahí yo aprendo algo más grande. Ese Santuario tenía que ser en mí una lección, porque cada elemento del Santuario, los aposentos, los oficios, las fiestas religiosas, las personas que participaban en los oficios, los muebles, los colores; todo eso me iban a apuntar a una cosa real en el futuro, que yo debía aprender.

La segunda connotación de Hebreos 8:5 es la orden de ver las cosas conforme al modelo que se le estaba mostrando a Moisés, en el monte. Ven que ya había un modelo preestablecido, o sea ya construido antes. Quiere decir que éste Santuario Terrenal debía ser copia en miniatura de un Santuario más grande y más excelso, más santo y más elevado. El de la tierra era un Santuario hermoso hecho por el hombre con las estipulaciones que Dios pedía, pero era un Santuario pequeño, solo me apuntaba a un verdadero Santuario Celestial.

Pasemos a estudiar el verso 2 de Hebreos 8: "Ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre". Aquí cerramos con el cuarto requisito de Dios y ampliamos el último. Éste último verso ya me introduce en la idea que hay un Santuario en el cielo. Primero dice que el hombre va a levantar un Santuario en la tierra, y segundo me dice que el Santuario Celestial que se llama Tabernáculo fue levantado por Dios y no por el hombre, más el de la tierra la orden de Dios fue en todos los lineamientos, pero levantado por el hombre. El Celestial, el que apuntamos a conocer a través del terrenal fue diseñado y construido por Dios.

Ahora sí, hagamos un repaso final:
1. Dios ordena construir un Santuario
2. Construido con ofrendas voluntarias
3. Dios da el tipo de ofrendas que el pueblo tenía que dar
4. Se debe hacer conforme al modelo que Él dio.

El plano lo da Dios, las medidas las da Dios, los colores y las formas Él las da, nosotros los hombres solo obedecemos. Ésta hermosa lección nos enseña obediencia, nos enseña que cuando le damos algo a Dios, tiene que ser algo sincero, algo puro y que tiene que ser lo que Él dice, no lo que nosotros decimos.

Por el momento dejamos aquí éste hermoso estudio para continuar pronto con el tema #2 el cual desde ya les adelanto se llama "Los Muebles del Santuario". Para todos bendiciones, que estén bien y los invito a estar atentos ya que dentro de poco publicaremos el próximo tema.

Soy Julio Arrieta Martínez, integrante de la Iglesia Adventista del Sétimo Día desde hace 30 años, he servido en varios cargos de la iglesia desde predicador, primer anciano, tesorero, y Presidente de Juntas administrativas de Escuelas Adventistas, por lo cual agradezco a Dios por haberme tomado en cuenta para servirle de ésta manera. Soy un laico comprometido e identificado con el movimiento adventista, y espero ser un investigador de la luz actual y final de ésta amada iglesia. Bendiciones a todos.

Nuestras Redes Sociales
Facebook: CrisisFinalCR
Youtube: Crisis Final
Canal de Television: Crisis Final Televisión 24/7
Share:

Radio Crisis Final (Dale al Botón Play)

Cargando ...

Contáctenos

Teléfono: (506) 6044-6744
Web: www.crisisfinal.com
Facebook: CrisisFinalCR
Youtube: Crisis Final
Twitter: CrisisFinalCR
Escucha Radio Crisis Final

Cita del Espíritu de Profeía

A fin de que el hombre llegue a ser un ministro de éxito, es necesario algo más que el conocimiento de los libros. El que trabaja por las almas necesita integridad, inteligencia, laboriosidad, energía y tacto. Todo es altamente esencial para el éxito del ministro de Cristo. Ningún hombre con estas calificaciones puede ser inferior, sino tendrá una influencia importante. A menos que el obrero en la causa de Dios pueda ganar la confianza de aquellos por quienes trabaja, no podrá hacer mucho bien. Testimonios para la Iglesia. Tomo 3. Pag. 607